Ruperta poema que fue de 7 toneladas o una teoría por partes breves de por qué mataron a la Elefanta.

Tenía diez años
y tenía mi elefanta
era mía y  de todos
pero sólo yo
hablaba con ella
realengo como era  por el zoológico
que me pertenecía también, tristemente
me aparecía fuera de la hora de la visita
y caminamos  la soledad que nos tocó y nos toca
por las mañanas y le contaba
que estaba aprendiendo a ser feliz
y movía las orejas.

II

Se llamaba Ruperta mi Elefanta
y unos brujos salvajes la mataron
porque en el fondo querían matar
al niño que la guarda en sus recuerdos
políticos los brujos asesinos
la pusieron a pasar hambre
para comerse sus huesos
buscando  debilitarme
pero Ruperta es tan mía y tan de ella
tan poderosa y tan arrugada
que su alma de 4 toneladas
empezará a trotar encima de sus corazones
dentro de sus  almas podridas
como cuando corrimos y ella pisaba mierda.

III

No  pudo Ruperta
contra los videos pornos
contra los cuidadores del parque
no pudo contra las hormigas
contra los cachacos
no pudo contra los falsos golpes de estado
reponedores de poderes independientes
no pudo contra la rata de Damian
y no pudo con las sílabas ni con las consonantes
siempre soñando algodones de azúcar como yo
evitando la colonia tovar
donde tanto abuso se ha gestado
cotufas y dulces del otro lado del abismo
llenen tus colmillos de rayas
Hermosa Rupa tu cielo de elefantes baje
y les reviente las ideas y los pensamientos
a todos estos hombres
nuevos en apariencia
pero podridos por dentro.

IV

La mataron en silencio
sufrir a dieta de zanahorias
tengo 7 toneladas de tristezas
lo que ella pesó cuando la dejé
sanguinarios
nada costaba llenarla de flores
pero no importa
ángeles abyectos se posen sobre las almas de sus hijas
y que sus nietos les desprecien
ladrones cobardes
yo le conozco el cuento
y espero que ustedes conozcan mi novela
entromparemos celestialmente entonces
lo peor es que su gafo general
juega para mí
porque se dio cuenta de los idiotas que dejó
cuidándoles el estacionamiento
tan grandes
tan gafos
tan viles
tan asesinos
tan orgullosos
tan vacíos

V

Haremos nuestro último viaje a África
canto de felicidad, maní y mango
y te cantaré tangos como te gustaba
no temas niña gigante
tu vibración rompa la quietud
tu frecuencia intervenga sus cerebros
tu energía se desparrame
en las palmeras que encontraremos

V

Deseo
que en la miserable jaula
que vivió Ruperta
te encierren a ti
y a los que la mataron
papanatas  que no preside nada
indignante secuaz de un nombre
falaz, dado de cinco caras y mentiroso
estúpidas todas tus guerras
estaré de de 4 a 8 am
sentado en el bucare lleno de piedras
presenciando como se gruñen y se muerden
como se hieren y se rompen
luego me iré ya no como cuando niño
auparé un rato un impactante final
ustedes, los cuidadores y los falsos que rezan
lamiéndose las heridas infectadas

VI

De mis manos de elefanta
surgirá esa ráfaga de centellas
manojo de hechizos
mañanas que son tardes y noches
rabias y golpes contra la puerta
Ruperta se vengará
escupirá ilusiones con su sucia y sagrada trompa
manchará sotanas y  liquiliqui
como ustedes dijeron
es cuestión de tiempo

Share

Leave a Reply