Señora Barinas y una chorrera de poemas más

I
Señora Barinas
ojalá y haya completado
el desayuno anhelado
de sus tres hijas solas
en aquella pensión del centro
no le reclamaran presencia
y entre los panes
no lágrima no dignidad
perdóneme lo poco

 

II
Poema corto
ser que sabe lo que quiere
burla del tiempo
autora aburrida
que hipócrita te volvió la abundancia
dándote un país postal
que dices querer.

III

Dos horas 20 minutos
un país a otro
cada quien parece ser
revueltos los unos con los otros
está guisando el de las balas
por encima y debajo de mucha gente
pero un día se le caerá la careta
y se verá dónde cae la luz.

 

IV

Caribe quema
llama que por dentro
campanea la vida
atraigo
salí a sonreír
y vi belleza
pero tres mujeres llorando
cada escena de dolor distinto
me importan
las ayudo
las cuento
tendré que amarlas
aun después de tanta tristeza.

V

Amor de país de mentira
pedazo de tierra
presa de paz obligada
donde nadie quiere que le maten a su hijo
neblina de calma falsa
ola que por arriba
temblor de tortuga
gritar basta!
a ver si se apiadan
y dejan a mi pecho pueblo
soñar en paz
este pulso que nos toca y queda.

VI

Caras de rabia
golpes en vagones
mirada hambre
pasa nada
que no pasas nada
tejiendo sobrevivir
cómo llegamos al SOS
qué me escucha
qué me lee
¿Será suficiente cantar al mismo tiempo?

VII

Se fueron escondidos
quisieron hacerme daño
pero se tomaron su veneno
yo pecho quebrado
veo la esquina arremolinada
y me levanto y me reviso
no ha pasado nada
es otro día de fuego
otro desespero de sábado

 

VIII
Del viaje que tu hiciste
pudimos haber comido
los de la plaza
no salir corriendo
detrás de la camioneta
con la baba saliéndonos
y los pies llenos de piedras
por un plato de comida
hasta dónde querías vernos
desesperados y hambrientos
¿Tendrá latido tu ejercito
tendrá espíritu tu avión de buena cena?

IX

La morena se me acercó
con ganas de picarme
y yo hice una pirueta
burbuja de oxigeno
un zácata y un chapaleado
y se echo para atrás
su carita venenosa
se puso esquina de mi alma
que la veía de reojo
iba a morderle la oscuridad
pero después descubrió su pecho
y aquél bofetón de medio día
me terminó diciendo
la naturaleza ya sabe quienes somos.

X

Coleccionas gente
álbum que te volviste
yo sobre mis huellas
vuelo terco hacia el amor

Share

Leave a Reply