Y pasaron los tiempos de conversar

y pasaron los tiempos de conversar
cada quien hacia su vida
como una nueva mirada al pacífico
ella con sus sabidurías nuevas
sus tiempos sobre cargados
y yo con mis preocupaciones de guerra
el desastre que se avecinaba
nadie daba nada por nada
era el tiempo donde las apuestas
eran apenas una congoja
y así yo me sobrepuse y cargué mi corazón
con una imaginación que aún no era de este tiempo
creía en unos niños que venían por fuera del planeta
y en unos dedos que tocaban las más bellas fugas
con todo y esto no detuvimos los misiles
no era suficiente que ella fuera libre y feliz
era necesario quizás un estruendo por encima de lo que se escuchaba
fue entonces cuando me di por vencido de estos días
y decidí comenzar de nuevo abriendo un hueco en el obituario
era yo y una fecha
ni siquiera mencioné el pulso
o su descendencia.

Share

Leave a Reply