Zapatos gigantes

Cuando la pistola al cuello
mi asesino afilando su guillotina
las brujas preparando su encantamiento
sus perros con mi carne entre los dientes
me da por convertirme en payaso
llevar pantalones anchos
zapatos gigantes y nariz redonda
ver como la gente se ríe y disfrutarlo
me caigo me levanto vuelto payaso
brinco corro juego callo
y una cara pintada comienza
a conversar con una humanidad gastada
que lleva la joven de 25 años
o el caballero de 22
que vienen del cine
de viajar a las estrellas
y por ello me ven como este objeto viejo
gastado que soy
no aparento
porque tengo un truco
que aunque nadie ha visto
puedo contar
porque hay que vivirlo
para sorprenderse
y puede hacerte reír el corazón

Share

Leave a Reply